Psicología

8 consejos para controlar la ansiedad

Quien tiene ansiedad sabe de primera mano lo complicado que resulta afrontar ciertas situaciones. Es muy importante saber que los psicólogos están para ayudarte, y no es nada malo acudir a uno para superar tus problemas.
Dicho esto, hay ciertas técnicas que puedes hacer para calmarte. A continuación te traemos 8 consejos para controlar la ansiedad.

1. Hacer deporte
Ejercitar nuestro cuerpo trae beneficios en todos los aspectos, pero en el caso de la ansiedad es un gran aliado. Se estimula la producción de endorfinas, consiguiendo que nos sintamos mucho mejor. Además, dormiremos más profundamente.

2. Descansar
Algo esencial para tener energía. Si no descansamos nuestro rendimiento está muy por debajo y nuestro estado de ánimo varía entre la irritabilidad, tristeza…incluso hay estudios que demuestran su relación con la ansiedad.
¡Debemos dejar descansar a nuestro cuerpo!

3. Alimentación sana y equilibrada
Igual que el descanso, la alimentación influye de forma importante, ya que hay ciertos alimentos que nos ponen más nerviosos (empeorando la ansiedad) y otros, en cambio, que producen un efecto tranquilizante.
¿Qué debemos evitar? Principalmente el alcohol, estimulantes como la cafeína o refrescos, azúcar y bollería en general. Por el contrario, beber agua, las frutas, verduras pueden ayudarnos a sentirnos mejor.

4. Meditación y Mindfulness
Con la meditación te concentras en la respiración, sensaciones de tu cuerpo, sonidos…De esa forma, alejas de tu mente cualquier preocupación.
¿Qué es el Mindfulness? Muchas personas lo consideran un estilo de vida que incluye activamente la meditación. La diferencia está en que en el Mindfulness se continúa con una filosofía más allá del momento de la meditación.

Está enfocado a mejorar la calidad de vida de la persona, potenciando el autocontrol o la resiliencia (capacidad para superar las circunstancias que se presenten en la vida).
Es un tema muy interesante, te aconsejo que investigues sobre el tema. En internet hay infinidad de páginas que lo explican, y en youtube tenemos muchos vídeos sobre el tema.

5. Técnicas de distracción
Cuando sientes que la ansiedad está en su nivel más alto, es muy recomendable usar técnicas de distracción. Por ejemplo, puedes usar la del oso polar.
¿Qué es eso del oso polar? Muy fácil, cuando te sientas así, simplemente tienes que decirte (en voz baja o alta), “no voy a pensar en un oso polar”, y podrás comprobar que de pronto aparece en tu mente un lindo osito polar dando vueltas.
Por más que te concentres en pensar en otra cosa no desaparece, ¿por qué?, tan sencillo como el mecanismo de control mental irónico bimodal (¡casi ná!). Según el psicólogo social que lo inventó, Daniel Wegner, significa que en nuestra mente se produce un efecto de obsesión, por el que por más que no quieras pensar en el oso, tu mente hace lo contrario.
De esa forma, te concentras en “no pensar en el oso” y el motivo que estaba produciendo la ansiedad, simplemente se desvanece.

6. Dedicarte tiempo
Es algo muy importante, especialmente en estos días donde no hay tiempo para uno mismo. Dedicarte un rato (mínimo media hora) para ti es un hábito que deberías añadir en tu vida. Puedes hacer lo que quieras, aquello que más te gusta: leer, tumbarte, escuchar música, dibujar, bailar… ¡lo que te haga disfrutar!

7. Expresar tus preocupaciones
Cuando hablas sobre tus sentimientos, experimentas una liberación. Puedes hacerlo con un familiar, un amigo, tu pareja…o un psicólogo. Como dijimos antes, están ahí para ayudarte, y pueden guiarte para superar aquello que te causa problemas.

8. Enfrentarte a tu miedo
Siempre se ha dicho lo siguiente, “para superar un miedo debes enfrentarte a él”. La ansiedad es algo complicado, no vamos a mentir, pero se puede superar o, al menos, controlar para poder vivir más tranquilos.

Es por ello que hemos añadido este consejo, ya que puede llevarse a la práctica. Si por ejemplo te da ansiedad montarte en un autobús con mucha gente, puedes hacerlo poco a poco, comenzando por montarte en aquellas horas donde está más vacío y así ir avanzando, hasta llegar a estar en el autobús en plena hora punta.

Si, puede que de primeras te parezca una locura, pero no es de un día a otro. Es un proceso que puede ir más o menos lento, según tu ritmo. Lo importante es dar el paso e intentar superar aquello que nos pone frenos.

¿Y tú, qué consejos nos darías?

¡Nos seguimos leyendo!

About Equipo Rebujito

0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.