Historia

La noche de los cristales rotos o el punto sin retorno


Todo el mundo ha leído alguna vez sobre el Holocausto, pero ¿cuál fue la chispa que originó el fuego?
Antes del comienzo de la II Guerra Mundial (1 de septiembre de 1939) y la matanza cometida hacia judíos principalmente, hubo un acontecimiento que impulsó a gran parte de la población alemana a apoyar dicha barbarie.

Aunque la comunidad judía llevaba siendo atacada desde 1933, con actos vandálicos en cementerios hebreos y sinagogas, hubo un hecho que lo cambió todo.
En octubre de 1938 se canceló el visado de residencia a los extranjeros, daba igual que llevasen años viviendo allí, todos eran expulsados. Esa medida hizo que 17.000 judíos fueran llevados hasta la frontera de Polonia, donde tuvieron que permanecer durante varias semanas a la intemperie, ya que este país se negaba a dejarles pasar.

Herschel Grynszpan, el único de su familia que no estaba viviendo esta situación, pues estaba en París con su tío, disparó el 9 de noviembre de 1938 en la embajada de París a un diplomático alemán, Ernst von Rath.
El periodista e historiador Armin Fuhrer desveló que la muerte pudo haberse evitado, de hecho, el propio Hitler mandó (en un supuesto acto de "solidaridad") a su médico personal para que lo atendiera y, justo entonces, su estado empeoró y falleció.

El gobierno alemán trató la noticia como un atentado a la comunidad alemana, ayudando a Hitler a tener más fuerza en su lucha antisemita. El ministro Joseph Goebbels pronunció un discurso delante de sus fieles nazis, tras lo cual se ordenó destruir a los judíos y todo cuanto tuvieran, y esa misma noche salieron a las calles a "buscar venganza".
El resultado de esa noche, conocida como la "noche de los cristales rotos", fue devastadora: incendiaron sinagogas, comercios judíos, asaltaron casas, hogares, hospitales…y hubo muertes. Más de 90 personas fueron asesinadas. Mientras tanto la policía y bomberos se mantenían al margen.

Muchas personas consideran esa noche el punto sin retorno. A la mañana siguiente 30.000 judíos alemanes fueron arrestados por el simple motivo de ser judíos, y fueron enviados a campos de concentración. Los negocios dañados no podían ser abiertos de nuevo, excepto que estuvieran administrados por no judíos. Se impusieron toques de queda y un sinfín de restricciones más, haciendo mucho más difícil su vida.

En otra entrada hablaremos más a fondo sobre el Holocausto, ya que es un tema que todo el mundo debería conocer.

¡Nos seguimos leyendo!

About Equipo Rebujito

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.