Recordando a Nelson Mandela

Seguro que has escuchado alguna vez el nombre de Nelson Mandela pero, ¿sabes quién fue y lo que hizo? Hoy vamos a conocer su historia.
¡Comenzamos!

Nelson Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, un pequeño pueblo situado en la Unión Sudafricana (predecesora de la República de Sudáfrica). Fue bautizado con el nombre de Rolihlahla, de origen xhosa (idioma bantú, una de las 11 lenguas oficiales en Sudáfrica). Años después lo llamarían Madiba, el nombre de su clan.

Sus primeros años de vida fueron determinantes, debido a la costumbre, ritual y tabú. En 1994 dijo "El primer día de clase mi profesora, la señorita Mdingane, nos dio a cada uno un nombre de origen inglés. Era una costumbre entre los africanos y se debía sin duda a la influencia británica en nuestra educación. Ese día, me dijo que mi nuevo nombre era Nelson. ¿Por qué lo escogió? No tengo la más mínima idea."

Cuando tenía 9 años su padre falleció, y su madre lo llevó al palacio de Mqhekezweni, donde quedó bajo la tutela del regente Jongintaba Dalindyebo, para ser criado junto a sus propios hijos Justice y Nofamu.
Asistió a una misión metodista donde estudió inglés, xhosa, historia y geografía. Además, el cristianismo obtuvo un lugar importante dentro de su vida, ya que acudía a misa junto a la familia de su tutor.
Se matriculó en una institución metodista, y ya entonces estaba muy interesado en la historia africana y la cultura de sus pueblos nativos. Su tutor lo ayudó para que fuera uno de los estudiantes de la Universidad Fort Hare, una institución prestigiosa. En esa época conoció a Oliver Tambo, uno de sus futuros aliados.
En diciembre de 1940, al volver al palacio de Mqhekezweni, se enteró de que su tutor había planeado un matrimonio concertado para él y Justice. En ese momento ambos decidieron huir a Johannesburgo, donde consiguió un puesto como aprendiz en un bufete de abogados.

Allí tuvo contacto con el Partido Comunista Sudafricano, y quedo sorprendido gratamente al asistir a varias reuniones, por el trato igualitario que recibían los sudafricanos europeos, bantú (pertenecientes a varios grupos étnicos), hindúes y mestizos.

En 1943 conoció a Anton Lembede, un nacionalista africano y, a pesar de no estar de acuerdo en algunas ideas, respaldó la creación de un frente juvenil para contrarrestar la opresión existente. De ese modo formó parte de una delegación que se acercó al presidente del CNA (Congreso Nacional Africano), y en 1944 se creó la Liga Juvenil del Congreso Nacional Africano, o ANCYL por sus siglas en inglés. También conoció a Evelyn Mase, una activista del CNA y se casaron ese mismo año.
En 1947 Anton Lembede falleció y Mandela pasó a ocupar el puesto de secretario del nuevo presidente de la ANCYL.
En las elecciones generales de Sudáfrica del año siguiente solo podían votar los blancos, surgió el Partido Nacional (fusión del Partido Nacional Reunificado y el Partido Afrikáner), abiertamente racista, cuya idea principal era la segregación racial aplicando la normativa apartheid (que estuvo en vigor hasta 1992).

Por aquel entonces Mandela gozaba de gran influencia en el CNA y comenzó a organizar boicots y huelgas en contra de la segregación.
En 1950 se convirtió en el presidente de la ANCYL y comenzó a leer a autores comunistas como Karl Marx, Vladimir Lenin o Joseph Stalin.
Durante el año 1952, comenzó a prepararse la Campaña del Desafío a las Leyes Injustas, optando por una política basada en la resistencia no violenta, inspirada por Mahatma Gandhi.

En junio de ese año, delante de 10.000 personas pronunció un discurso que dio lugar al inicio de las protestas, siendo encarcelado por un breve periodo.
Las autoridades respondieron con arrestos masivos y promulgando la Ley de Seguridad Pública, lo que daría lugar a la ley marcial (por el que se le dan plenos poderes a las fuerzas armadas).
En julio fue arrestado de nuevo y llevado a juicio junto a 21 acusados más, resultando todos culpables y sentenciados a 9 meses de trabajos forzados. En diciembre se le prohibió acudir a reuniones públicas o hablar con más de 1 persona.

En 1953 consiguió su título de abogado, y en agosto fundó junto a su amigo Oliver Tambo su propia firma de abogados, siendo la única en todo el país dirigida por profesionales negros.
Tras una protesta fallida en 1955, llegó a la conclusión de que el CNA necesitaba usar armas para su lucha. Entre tanto su matrimonio terminó y perdió la custodia de sus hijos.
En 1956 fue arrestado por "alta traición",  junto a la mayoría del comité del CNA, dando lugar al conocido "Juicio por Traición",  que comenzó en agosto de 1958. Ese mismo año volvió a casarse con Winnie Madikizela, quien se involucró en las actividades del CNA, llegando a ir a la cárcel en varias ocasiones.

En 1959 un grupo de militantes del CNA creó el Congreso Panafricano y, en una de sus campañas, quemaron los pases que los negros debían llevar. Eso dio lugar a la matanza de Sharpeville (murieron 69 personas) y Mandela, en un gesto de solidaridad, quemó públicamente su pase.
El gobierno volvió a aplicar la ley marcial y Mandela fue arrestado otra vez junto a varios activistas. A pesar de no imputarles ningún cargo, fueron confinados en la cárcel con peores condiciones de Pretoria (capital de Sudáfrica). Tras varios meses fueron puestos en libertad.

Comenzó a organizar una nueva célula del CNA y una huelga masiva que tendría lugar en mayo de 1961, con la intención de paralizar el país. Fue cofundador de Umkhonto we Sizwe (la lanza de la Nación o MK), y comenzó a leer sobre autores de guerrillas como Mao Zedong y Ernesto Che Guevara. La MK realizó varios sabotajes a instalaciones militares, líneas telefónicas o plantas de energía, siempre de noche para evitar multitudes y así reducir la posibilidad de tener víctimas.

Durante el año 1962 viajó por diversos países como Egipto, Túnez, Marruecos, Senegal o Londres. El 5 de agosto de ese año fue arrestado por la policía y acusado de incitar a la huelga de los trabajadores, así como de abandonar el país sin permiso. Fue declarado culpable y sentenciado a 5 años de cárcel.

En julio de 1963 tuvo lugar el "Proceso de Rivonia", por el que fue acusado de sabotaje y conspiración. En su último discurso en libertad, conocido como "estoy preparado para morir", dijo "Siempre he atesorado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que las personas puedan vivir juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal para el que he vivido. Es un ideal por el que espero vivir, y si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir."

Pese a que desde las Naciones Unidas y el Consejo Mundial de la Paz pidieron la liberación de Mandela y el resto de acusados, finalmente fueron declarados culpables. Nelson Mandela fue sentenciado, junto a 2 personas más, a cadena perpetua.
Fue trasladado a la prisión de la isla Robben, donde permaneció durante 18 largos años, confinado en una celda de 2 x 2.
A partir de 1967 las condiciones en la cárcel mejoraron un poco, permitiendo a los presos negros usar pantalones largos y practicar deportes como el fútbol. En 1975 comenzó a escribir su autobiografía, que envió a escondidas a Londres, aunque permaneció varios años sin publicarse.


Cuando cumplió 60 años volvió a despertar el interés internacional, y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidades exigía su liberación. Dos años más tarde fue trasladado a la prisión de Pollsmoor, donde las condiciones eran mejores.
En esa época la violencia en Sudáfrica había aumentado notablemente, y varias personalidades famosas volvieron a pedir la excarcelación de Mandela.

Hubo 2 propuestas en las que le ofrecían la libertad a cambio de alejarse de CNA, y en ambas dijo que no. Finalmente, en 1988 tuvo lugar la Operación Saludando a Octubre, por la que Sudáfrica perdió la guerra exterior y estaba obligada a avanzar en materia de racismo, con la situación de Mandela en el centro de todas las miradas, para poder recibir ayuda de occidente.

Ese mismo año fue trasladado a la prisión de Víctor Verster, donde obtuvo grandes comodidades como un cocinero a su servicio. El 11 de febrero de 1990, por fin, fue liberado sin condiciones, siendo retransmitido a nivel mundial.
A partir de entonces, comenzó una gira mundial donde se entrevistó con diferentes personalidades, visitando países como Francia, Italia, Estados Unidos, Cuba o Japón.
En 1991 fue elegido presidente del CNA y en septiembre de ese año Mandela firmó un acuerdo de paz junto a 2 políticos más.

Tras la masacre de Biopatong, donde murieron activistas del CNA, organizaron la mayor huelga de la historia del país. A esas le siguieron más muertes, y Mandela se dio cuenta de que las movilizaciones daban lugar a más violencia, de modo que accedió a negociar con De Klerk.
Juntos lograron la creación de una corte constitucional y una Carta de Derechos.
Ambos fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz por erradicar el apartheid.

Durante el campeonato mundial de rugby de 1992, animó a sus compatriotas negros a olvidar el odio al equipo nacional, compuesto por blancos.
La película Invictus llevó a la gran pantalla este episodio de su vida. Aquí tienes el tráiler:
En el año 1994 tuvieron lugar las elecciones generales de Sudáfrica, donde Mandela contaba con gran popularidad entre la población, pese a tener a la prensa en contra. El resultado fue la aplastante victoria del CNA con Mandela a la cabeza, convirtiéndolo en el primer presidente negro del país.
Al mismo tiempo, se divorció de su segunda esposa.

Su principal objetivo era la reconciliación nacional, y creó un gabinete muy variado, con De Klerk como su vicepresidente.
Durante su gobierno implantó beneficios igualitarios para todas las comunidades, estableció la atención sanitaria gratuita para embarazadas y niños menores de 6 años, el acceso al agua se extendió a 3 millones de personas…entre otras muchas cosas.

Mandela renunció como presidente del CNA en 1997 y al año siguiente se casó por tercera vez, justo el día que cumplía 80 años. En el año 1998 dio su discurso de despedida y se retiró de la vida pública, pero no tardó mucho en retomarla, a través de encuentros con líderes mundiales y celebridades.
Durante los siguientes años visitó numerosos países, pronunció discursos y  criticó duramente las acciones políticas como la de George W. Bush y Tony Blair.

En el 2004 anunció su retiro definitivo con esta frase "No me llaméis, yo os llamaré".  Durante ese mismo año encabezó una campaña para lograr que la Copa Mundial de Fútbol del 2010 tuviera lugar en Sudáfrica, haciéndose realidad y alzando, en su momento, el Trofeo de la Copa.
A pesar de una exitosa operación en marzo del 2013 para eliminar una infección pulmonar, ésta volvió a aparecer, complicándose en junio y obligando a alargar su permanencia en el hospital hasta septiembre.
Finalmente, el 5 de diciembre del 2013 Nelson Mandela falleció a la edad de 95 años.

Antes de despedirnos, vamos a dejarte algunas de sus frases, para que puedas conocerlo un poquito mejor.
"Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos"

"La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad"

"Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese temor"

"Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”

"Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión”
¡Nos seguimos leyendo!

Comentarios