El movimiento por los derechos civiles en EEUU ㅡ Parte II


Antes de seguir leyendo, tienes que saber que esta es la segunda parte de la entrada dedicada al movimiento por los derechos civiles en EEUU.

Para leer la primera parte pulsa sobre la siguiente imagen:
 Ahora si, continuamos con la segunda parte 😁

1957 - Año de los cambios 
Durante el año 1957 hubo tres acontecimientos que aparecieron en los medios:
1.  William Meyers, su esposa y su bebé realizaron algo tan sencillo pero a la vez insólito en aquella época, se mudaron a Dog Hollow, en Levittown (zona donde no se aceptaban negros). Hubo manifestaciones frente a su casa para lograr que se fueran, pero no lo consiguieron, pues vivieron allí durante 4 años. Cuando volvieron a mudarse, había 7 familias negras entre 17.000 blancas.

2. En Central Point (Virginia), la familia Loving empezó a recibir amenazas e insultos por ser una pareja interracial, en ese momento su matrimonio era delito. La pareja no se rindió y en 1967 decidieron llevar su caso al Tribunal Supremo.
La familia Loving ganó el caso y se invalidaron todas las leyes que prohibían la mezcla de razas, que en ese momento regían en 16 estados. 

Dato curioso: Alabama continuó prohibiendo la mezcla de razas hasta el 2001.

3. Un tribunal federal ordenó la integración racial de las escuelas públicas de Little Rock (Arkansas). Nueve jóvenes negros fueron seleccionados e inscritos en la Central High School, pero cuando llegaron, se encontraron con una turba blanca enfurecida. Había padres de familia que no tenían otra cosa más productiva que hacer, que abuchear a los estudiantes que llegaban y a los agentes que los protegían.

En 1960, unos 200 activistas, formaron el Comité Coordinador Estudiantil por la No Violencia o SNCC. En Greensboro (Carolina del Norte), cuatro estudiantes de una Escuela Superior exclusiva para negros, decidieron tomar cartas en el asunto.
El 1 de febrero de 1960 a las 4:30 de la tarde, ocuparon asientos reservados para los blancos en la barra de una cafetería. 

Se les negó el servicio, pero permanecieron sentados en silencio hasta que la tienda cerró. A la mañana siguiente, 20 estudiantes repitieron la acción, algunos llevaban libros y parecía que estaban estudiando.
Dato curioso: la ocupación no violenta de un espacio público, conocida como "sentada", data por lo menos de la época de las campañas de Mahatma Gandhi.

Cuando las sentadas de Greensboro empezaron a llamar la atención, el SNCC adoptó esa táctica pacífica, y en los dos meses siguientes las sentadas se propagaron a más de 50 ciudades.
Todos ellos seguían unas hojas de instrucciones, donde se especificaba la disciplina personal que debían tener. Algunas normas eran:
- No contestes los golpes ni los insultos              
- No obstruyas las entradas ni los pasillos de las tiendas.
- Muéstrate amable y cortés en todo momento.
- Siéntate derecho y colócate siempre de frente a la barra.

Normalmente, los establecimientos cerraban sus puertas cuando empezaba una sentada, pero la policía empezó a arrestar a los manifestantes, atrayendo a grandes multitudes. Cuando eran condenados por alterar el orden, los activistas preferían estar en la cárcel antes que pagar la multa.
Las sentadas comenzaron a aparecer en todos los medios, y los estadounidenses del país quedaron atónitos ante las fotografías que mostraban la violencia hacia los afroestadounidenses.

1961 – VIAJEROS DE LA LIBERTAD
El Comité Coordinador Estudiantil por la No Violencia o SNCC, organizó los "viajes por la libertad" en 1961.
Un día, un grupo de 13 personas, entre las que había blancos y negros, salieron de Washington D.C. en autobús, sabiendo que era muy probable que se vivieran situaciones de tensión. Tal vez el peor incidente ocurrió cerca de Anniston (Alabama).
Al salir de Atlanta, los viajeros por la libertad se habían dividido en dos grupos, uno viajaba en un autobús de Greyhound y el otro en uno de Trailways.

Cuando el de Greyhound llegó a Anniston, encontraron a un grupo de personas alineado en las aceras de forma extraña. En cuanto el autobús llegó al estacionamiento, la multitud se lanzó sobre él y le rompió varias ventanillas con piedras.
La policía, que no realizó ningún arresto, los escoltó hasta salir de la ciudad, seguidos de cerca por la multitud. Cuando se habían alejado unos 10 kilómetros, varias llantas se desinflaron y el autobús tuvo que detenerse. Entonces un grupo de hombres blancos trató de subir por la fuerza, y uno de ellos arrojó una bomba incendiaria que entró por una ventanilla. El vehículo quedó consumido por las llamas y los viajeros de la libertad tuvieron que huir, después de recibir una paliza por parte de la multitud enfurecida.
El segundo grupo de viajeros tuvo que compartir su autobús con un grupo de miembros del Ku Klux Klan que subieron en Atlanta. Cuando los viajeros negros se negaron a sentarse en la parte trasera, el conjunto de pasajeros fue apaleado, recibiendo la peor parte los pasajeros blancos. Pese a la situación, todos pusieron en práctica la no violencia de Gandhi, y ninguno contraatacó. 
Cuando el autobús llegó a Birmingham, fueron arrastrados hasta callejones, y los golpeados de nuevo.

El 20 de mayo, un grupo de viajeros por la libertad subió a un autobús para ir de Birmingham a Montgomery (Alabama). El vehículo fue atacado por una multitud de, aproximadamente, 1.000 personas. El 29 de mayo, el ministro de Justicia ordenó que se aplicaran reglamentos estrictos para hacer efectiva la integración de los transportes.
La victoria de los viajeros por la libertad marcó la táctica que siguieron en las siguientes grandes campañas de derechos civiles que vinieron después. 

Cada arresto y cada paliza atraían más cobertura en medios informativos. El contraste entre las rabiosas turbas blancas y los tranquilos grupos de viajeros por la libertad, formado por blancos y negros, hizo que muchos estadounidenses empezaran a considerar quiénes representaban mejor los valores nacionales.

El jefe de la policía de Albany (Georgia), Laurie Pritchett, tenía la sensatez política y un gran control emocional, necesarios para combatir la no violencia con la no violencia. Sin embargo, el jefe de la policía de Birmingham (Alabama), Bull Connor, carecía de ambos.
Martin Luther King y los demás líderes del movimiento estaban convencidos de que Bull Connor era el adversario ideal, y comenzaron su campaña. 
El 3 de abril de 1963, los activistas comenzaron a hacer sentadas en varios restaurantes, el día 6 tuvo lugar una marcha al ayuntamiento de Birmingham, e iniciaron un boicot contra los autobuses, imitando la táctica usada anteriormente.
Ante la situación existente, muchas tiendas retiraron los letreros de "sólo para blancos", y Bull Connor los amenazó con quitarles su licencia comercial. 

A medida que fueron llegando más voluntarios, el movimiento amplió sus actividades, realizando protestas "de rodillas" en templos locales y sentadas en bibliotecas.
El 10 de abril, Bull Connor siguió el ejemplo de Laurie Pritchett y obtuvo una orden judicial en la que se prohibía que Martin Luther King, y otros 134 líderes participaran en boicots, sentadas y otras actividades de protesta. Si lo hacían, cometían un desacato al tribunal y serían castigados con una sentencia carcelaria más prolongada que la recibida por una simple alteración del orden público.

Martin Luther King decidió saltarse la orden, y el 12 de abril, encabezó una marcha de protesta. Poco tiempo después de comenzar, fue arrestado junto a 60 personas más. En ese momento Bull Connor comentó: "ese era su propósito al venir aquí: que lo arrestaran. Ahora lo consiguió".
Durante su encierro, varios clérigos blancos de la localidad criticaron su táctica, calificándola de "imprudente e inoportuna", y se opusieron a la desobediencia civil de éste. Martin Luther King escribió "la Carta desde la cárcel de Birmingham", considerada uno de los documentos más extraordinarios del pensamiento estadounidense.

El 2 de mayo, un grupo de afroestadounidenses realizaron una marcha cantando "We Shall Overcome" (Venceremos).  Centenares de ellos fueron arrestados y la cárcel de Birmingham se saturó.
El 3 de mayo, Bull Connor, totalmente fuera de control para ese entonces, decidió parar las manifestaciones por la fuerza. Se usaron las mangueras contra incendio a su máxima presión (capaz de arrancar la corteza de los árboles), derribando a los manifestantes y haciéndolos rodar sobre el asfalto. Como le parecía poca violencia, ordenó el uso de perros para dispersar a la multitud y varios manifestantes fueron mordidos.
El 9 de mayo, los empresarios estaban muy cabreados con la situación, y negociaron un acuerdo con los líderes del movimiento. Las empresas de Birmingham harían efectiva la integración en sus restaurantes, servicios sanitarios y fuentes de agua para beber, y empezarían a contratar a empleados negros. Los manifestantes encarcelados serían liberados y los cargos en su contra se retirarían
Bull Connor dijo: "Fue el peor día de mi vida."
Pero la victoria de Birmingham puso en primer plano el problema que tenían, la solución a largo plazo no podía ser vencer a la segregación ciudad por ciudad recibiendo palizas.

I Have a Dream 
El 15 de septiembre de 1963, en la misma ciudad de Birmingham, tres miembros del Ku Klux Klan colocaron dinamita en el sótano de un templo bautista, matando a cuatro niñas: Addie Mae Collins, Carole Robertson, Cynthia Wesley y Denise McNair, y dejando heridas a otras 22 personas.
Fue entonces cuando los líderes del movimiento decidieron realizar la "marcha sobre Washington por los empleos y la libertad". Participantes de todo el país fueron transportados en autobuses y ferrocarriles. Un cuarto de millón de estadounidenses, entre ellos por lo menos 50.000 blancos, se reunieron ese día.
El momento más memorable lo protagonizó Martin Luther King. Considerado por muchos como la más hermosa oración que haya pronunciado jamás un estadounidense.

1964 - El Verano de la Libertad
Mississippi era un estado conservador en el que los blancos ejercían un gran control sobre la población negra. El movimiento de derechos civiles trazó un plan en el que más de 1.000 blancos del norte, se ofrecieron como voluntarios para viajar a Mississippi y colaborar en el registro de votantes negros.

El primer día del Verano de la Libertad, 21 de junio, tres trabajadores de los derechos civiles se trasladaron a Longdale para investigar un asalto reciente del Ku Klux Klan. Fueron llevados a la cárcel para, horas después, ser liberados y continuar su camino. Entonces fueron persiguidos por un grupo del Ku Klux Klan, quienes los asesinaron y ocultaron sus cuerpos.

El asesinato fue uno de los acontecimientos decisivos para el movimiento, debido a que dos de las víctimas eran blancos, el caso se convirtió en una preocupación nacional y atrajo al FBI hacia Filadelfia (Mississippi), donde los jóvenes habían desaparecido.
A principios de diciembre de 1964, el FBI arrestó a 21 hombres involucrados en el caso, entre ellos varios miembros del Klan y funcionarios de la policía local, como el sheriff del condado de Neshoba y su ayudante, y los acusó de conspiración y fueron declarados culpables. El tribunal federal dictó una sentencia de 10 años de prisión.

El 21 de junio de 2005, en el 41 aniversario del asesinato, un tribunal estatal de Mississippi condenó por homicidio premeditado a Edgar Ray Killen, uno de los miembros del Ku Klux Klan que organizó la conspiración y había permanecido impune durante todos esos años.

Ley de Derechos Civiles de 1964
Durante casi un siglo, muchos estados lograron evadir la obligación de cumplir la Decimocuarta Enmienda, en la que "ningún estado aprobará o hará cumplir ley alguna que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de Estados Unidos, ni ningún estado privará a persona alguna de su vida, su libertad o su propiedad sin el debido procedimiento legal; ni negará a nadie, dentro de su jurisdicción, la protección de las leyes en un plano de igualdad."

Hubo decisiones judiciales, como la del caso Brown, que establecieron que el gobierno no podía discriminar a nadie, pero los dueños de los cines, restaurantes o tiendas no formaban parte del gobierno. Por lo tanto, se necesitaban leyes que prohibieran la discriminación del sector privado en sitios públicos.
Pero las reglas del Senado fueron otro de los muchos obstáculos existentes para la legislación sobre derechos civiles. En teoría bastaba una mayoría simple para aprobar un proyecto, pero cualquier senador podía obstruir la votación al negarse a ceder la palabra y abandonar la tribuna.  De esa forma, los senadores sureños podían obstruir los proyectos legislativos sobre derechos civiles, y así lo hacían.

En 1960, el candidato demócrata a la presidencia, el senador John F. Kennedy, se propuso acrecentar su participación en el voto históricamente republicano de los afroestadounidenses.
Cuando Martin Luther King Jr. fue encarcelado después de una protesta en Atlanta, Kennedy expresó su solidaridad, y su hermano Robert F. Kennedy, hizo gestiones para lograr su liberación. Se calcula que Kennedy obtuvo el 70% del voto afroestadounidense.
Con el asesinato de Kennedy en noviembre de 1963, el responsable de llevar adelante la legislación pasó a su vicepresidente, Lyndon Johnson. La presentación de la Ley de Derechos Civiles de 1964 del 2 de julio del presidente Johnson, fue una de las grandes luchas políticas del país.

Ley de los Derechos del Votante de 1965
En 1965,  varias organizaciones de derechos civiles iniciaron una campaña de registro en Selma (Alabama). De los casi 15.000 residentes negros de la ciudad, sólo 350 habían podido registrarse para votar. En un mitin sobre el derecho de voto en febrero de 1965, la policía disparó a un joven negro llamado Jimmie Lee Jackson y acabó con su vida.

La respuesta de los activistas fue una marcha el 7 de marzo consistente en ir de Selma a Montgomery, la capital del estado de Alabama. Unos 525 manifestantes fueron parados en el puente Pettus, por oficiales de policía y agentes del orden de Alabama, quienes tenían máscaras antigas a la mano y las porras listas para entrar en acción.

El jefe de los agentes ordenó a los manifestantes que dieran la vuelta. Según contó el periódico The New York Times,"los primeros 10 o 20 negros fueron arrastrados por el suelo, gritando y agitando brazos y piernas en el aire". Los policías lanzaron gases lacrimógenos, y persiguieron con látigos y porras a los manifestantes.
Para millones de estadounidenses, el 7 de marzo de 1965 llegaría a ser conocido sencillamente como el domingo sangriento.

El 9 de marzo, Martin Luther King y su grupo de confianza, condujeron a unos 3.000 manifestantes pacíficos en la segunda marcha de Selma a Montgomery. Los agentes de policía volvieron a pararlos en el puente. Todos juntos comenzaron a cantar el himno del movimiento: "We Shall Overcome". Tras rezar, Martin Luther King ordenó a sus seguidores que dieran media vuelta.
Aunque fue duramente criticado por algunos sectores, Martin Luther King había hablado con las autoridades, y sabía de primera mano que si pasaban, se desataría la violencia de nuevo. Más tarde dijo: "como persona no violenta, no podía llevar a la gente a una situación que podía ser violenta".
Los acontecimientos del domingo sangriento fueron una pieza importante para el movimiento, y tuvo una gran respuesta, el 15 de marzo, Johnson presentó la legislación que se convertiría en la Ley del Derecho al Voto.
El 21 de marzo, millares de estadounidenses empezaron a reunirse en Selma para la marcha a Montgomery. Los manifestantes querían hacer los 80 kilómetros en cinco días y cuatro noches, durmiendo a campo raso.

Con todo lo sucedido, esta marcha fue totalmente diferente a las anteriores. La primera vez antes, el jefe de la policía de Alabama, ordenó que sus hombres golpearan a los manifestantes y les lanzaran gases, y dos semanas después se vio obligado a acompañar a los manifestantes que cruzaban el puente Pettus.

Cuando la marcha se aproximaba a Montgomery, el número de manifestantes aumentó a 25.000. Llegaron en aviones, autobuses y por ferrocarril. Los activistas entraron en Montgomery el 25 de marzo, encabezados por Martin Luther King.
Un siglo después, los descendientes de los esclavos negros exigían los derechos de los que eran merecedores y que siempre les fueron negados.

Martin Luther King pronunció uno de sus discursos más famosos, en el que citó las palabras de una anciana que participó en el boicot a los autobuses de Montgomery.
Cuando le preguntaron a la señora si no habría preferido viajar por otro medio de transporte en vez de ir caminando, respondió: "Mis pies están cansados, pero mi alma ha descansado".

Cinco meses después, vio la luz la Ley de los Derechos del Votante de 1965. A las jurisdicciones cubiertas se les prohibió modificar sus reglas y reglamentos electorales antes de que los funcionarios pudieran verificar si el cambio propuesto tenía intenciones o efectos discriminatorios. Además, se prohibió el uso futuro de exámenes de lectura y escritura con fines electorales.

Al final de 1965 había 160.000 nuevos electores afroestadounidenses tan solo en los cinco estados del Sureste. En el año 2000, los índices de registro de los blancos eran sólo 2 por ciento mayores que los de los afroestadounidenses.

Dato curioso: la ruta que hicieron desde Selma a Montgomery es hoy un sendero histórico nacional. 

1968 - ¿El fin del movimiento?
En los años posteriores continuaron las marchas y reivindicaciones en diversos puntos del país. Pero, sin ninguna duda, uno de los acontecimientos más tristes fue el ocurrido el 4 de abril de 1968.
Martin Luther King se encontraba en Memphis (Tennesse), para apoyar una huelga de barrenderos, que pedían ganar lo mismo que sus compañeros blancos. Muchas personas piensan que el reverendo intuía que podía pasarle algo inminentemente, prueba de ello es el último discurso que pronunció. En el siguiente vídeo aparece un extracto.
Sea como fuere, lo cierto es que a la mañana siguiente, mientras se encontraba en el balcón del motel, fue asesinado. A raíz de su muerte, hubo disturbios por todo el país, en concreto, en 110 ciudades, en los que murieron 39 personas, 34 negras.

Actualidad
Desde la muerte de Martin Luther King, el movimiento no ha tenido otro líder igual. Se han logrado muchas cosas, pero todos los expertos coinciden en lo mismo, necesitan otra persona que encabece el movimiento de los derechos civiles.
Uno de los grandes avances fue la victoria de Barack Obama al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

¿Qué pasará en el futuro?, tendremos que esperar para ver los avances del movimiento, pero una cosa está clara.
  NINGUNA PERSONA ES SUPERIOR A OTRA POR EL SU COLOR DE PIEL.

PD: Si has llegado hasta aquí, déjame darte las gracias, porque ha sido un trabajo de investigación muy profundo e interesante. Espero que hayas disfrutado tanto leyéndolo como yo haciéndolo. 

¡Nos seguimos leyendo!

Comentarios